30 Cosas para revisar de nuestro baño

La mayoría de baños están llenos de un sinfín de productos, algunos de utilidad diaria, otros para de vez en cuando y otros están ahí desde no se sabe cuánto sin ser ni vistos.

Con este post quiero ayudaros a identificar todo aquello que tocaría revisar, para ver si lo debemos mantener, reciclar o cambiar.

¿Empezamos?

1 – Artículos de tocador que nunca usarás

Cuántas veces nos han regalado un set de productos de belleza, y en el hay un artículo que no lo vas a utilizar: el aceite corporal, cuando somos más de crema hidratante, el desodorante de tu colonia favorita, pero te gusta otro.

2 – Medicamentos

En la mayoría de casos los botiquines suelen estar en los baños, por ello, es importante revisarlos y mirar fecha de caducidad.

3 – Maquillaje caducado o que ya no te gusta

El maquillaje no dura más de unos pocos meses, y la caducidad debería llevarla marcada en el embalaje, por ello, antes te tirarlo, comprueba la fecha y márcala en el lateral del envase. Así si la memoria nos falla, sólo deberemos comprar la fecha y ver si está o no caducado.

4 – Exceso de muestras de productos

Los caminos del Señor son infinitos y el de las muestras gratuitas también: pueden venir por la muestras gratuitas de las revistas, las que nos dan en la farmacia, cuando compramos un perfume o cosmética, o úsalas o despréndete de ellas.

5 – Cajas y cestos que compraste para ordenar, pero no usas

Muchas veces con la intención de organizar nuestro baño compramos cestas, cestitas y otros elementos de organización, porque nos parecen monísimas, pero en realidad no son las adecuadas y no las utilizamos. Deberíamos revisarlos y ver si nos son o no útiles, si no lo son te propongo utilizarlas para otro espacio, y o comprar la más adecuadas, o no poner ninguna.

6 – Artículos de tocador y perfumes de los que odias el olor

Para qué necesitas conservarlos.

7 – Esmalte de uñas viejo o de un color con el que ya no te identificas

Revisa tu colección y despréndete de todo lo que no usas, no has usado en tiempo y no sabes porque te lo compraste, caducan.

8 – Productos para el cabello que solías ponerte cuando tu estilo era diferente

Gomina? Espuma del pelo para rizo marcado y llevas el pelo liso?

9 – Cepillos de dientes viejos: deben cambiarse cada 3 meses

Yo lo que hago es cuando los voy a cambiar, los utilizo como utensilio de limpieza para objetos de decoración pequeños.

10 – Crema solar caducada

Haz lo mismo que con el maquillaje, apunta la fecha de caducidad que aparece en la caja en el envase, y revísala antes de utilizarla, pero piensa que según la OCU el nivel de protección se mantiene después de 12 meses de haberla abierto.

11 – Cientos de neceseres

No sé como aparecen, pero parece los Gremlins, se multiplican, y los culpables son los fabricantes de cosmética que siempre vienen con un neceser de regalo. Quédate con los que utilices y los demás diles adiós.

12 – Acaba las docenas de geles de baño y champús empezados

Si ahora revisaras tu bañera o ducha, seguro que deben haber más de una botella de gel con un poco de producto y por no esperar hasta que baje el producto de la botella empezamos otro. Pues deberías darles la vuelta, y mañana cuando esté el producto preparado para sacarlo, utilizarlo hasta acabarlo.

13 – Cajas de productos o envases de cartón vacíos

No es necesario guardar las cajas de cartón vacías de los productos de cosmética por los siglos de los siglos.

14 – Accesorios para tu secador de pelo que nunca usas

Los secadores de pelo vienen con todo tipo de accesorios extraños y maravillosos, y la mayoría de nosotros no usamos ninguno de ellos, para que guardarlos.

15 – Perfume abierto desde no sé cuándo

El perfume pierde su aroma con el tiempo, y puede verse afectado por la luz y el calor donde sea que esté almacenado, así que deshazte de todo lo que hace tiempo que no utilizamos.

16 – Pinzas o pasadores para el pelo que se han deformado

De verdad, no vuelven a su forma original.

17 – Duplicados de cepillos para el pelo, peines y espejos

Busca por todos los armarios y cajones, reúnelos, y te aseguro que te sorprenderás de cuántos tienes.

Quédate con lo que estén en mejor estado.

18 – Esponjas del cuerpo viejas

Muchas personas les encanta frotar su cuerpo con una esponja, pero muchas las tienen en su bañera no se sabe para qué, llenándose de moho o resecándose en cualquier armario, en fin, creo que es preferible para el bienestar de la piel deshacerse de ellas.

19 – Escobilla del baño

A veces reemplazarla es simplemente necesario. Limpiar el inodoro con un cepillo no muy higiénico no es lo mejor, o lo limpiamos bien o lo cambiamos.

20 – Cintas para el pelo que en algún momento fueron elásticas, pero lo han dejado de ser

Busca, rebusca por todas partes, es uno de los objetos que pueden aparecer por cualquier parte de nuestro baño, bolso, bolsillo o no se sabe dónde. Reúnelas todas las cintas y gomas elásticas y quédate sólo las que no han perdido la elasticidad.

21 – Maquinillas de afeitar que no afeitan

No necesitas más explicación.

22 – Exceso de embalaje en el baño y de papel higiénico

Muchos de los baños que organizo me encuentro con un montón de rollos de papel higiénico, incluso antes del Covid-19 ;-), y además la mayoría están con sus bolsas de embalaje medio abiertas: siento informaros que esto es poco práctico, poco armonioso y además ocupa más espacio. Con una pequeña cantidad es suficiente y sin su embalaje mejor.

23 – Todos aquellos productos que nos hemos comprado y que no han resultado ser como creíamos

A menudo probamos nuevos productos: sombras de ojos de la nueva temporada, cremas milagrosas, pintalabios rompedores, bueno la lista es interminable, pero o nos gustan o no nos funcionan bien, y los continuamos manteniendo por el sentimiento de culpa, el dinero gastado inútilmente tiene mucho que ver, pero no vale la pena autoflagelarnos,  el dinero no nos lo devolverán, pero estos productos nos roban espacio para lo que si nos sirven.

24 – Exceso de toallas: ¿cuántas necesitas realmente?

Seguro que muchas menos de las que tenemos en nuestros armarios.

25 – Toallas viejas que ya no usas, o aunque las uses igual podemos cambiarlas

Todas las toallas viejas, con hilos salidos, color desgastado, que raspan, recíclalas y cámbialas por todas aquellas que tienes nuevas en el armario desde antes de que el cine tuviera sonido.

26 – Alfombrillas de ducha viejas

Recuerda son el paraíso del moho, por ello, deberíamos revisarlas, si está muy vieja deberíamos cambiarla, y si no, limpiarla.

27 – Pintalabios que ya no puedes utilizar porque están prácticamente terminados

Si tienes un pincel para labios, aún puedes sacar un poco del lápiz labial del recipiente, pero si no, deshazte del lápiz labial ahora.

28 – Alfombras de baño gastadas

Los mismo que las toallas viejas, creo que a nuestros pies les encantará una alfombra como Dios manda, aunque no sea roja.

29 – Artículos de decoración en exceso

El baño ya tiene demasiados objetos como para que nosotros le añadamos más.

Por ello, deberíamos mantener la decoración al mínimo: una planta o un par de botellas bonitas.

30 – Exceso de juguetes de tus hijos o que ya no utilizan

Los utilizamos para hacer el baño de nuestros hijos más divertido, pero a veces tenemos demasiados, ya están viejos o ya no les hacen gracia.

Hay que pensar que en nuestra encimera del baño solo debería haber lo justo: cepillos de dientes, pasta de dientes, el jabón para las manos, una planta, el resto, si puede ser, todo guardado, es el secreto para que nuestro baño se vea ordenado.