5 maneras de organizar tu despensa

El espacio dedicado puede ser desde una estancia a un simple armario, lo importante es saber qué hay en ella, cuánto tiempo puede estar allí y cómo debe estar guardado.

Consejos para que nuestra despensa esté al día

Poner artículos similares

Esta es la primera regla de organizar casi cualquier cosa y la despensa no puede seguir otra regla.

Decide las categorías según tus hábitos de cocina y almacena en consecuencia, es decir, productos enlatados en un área, productos secos en otra, condimentos en su propia canasta, productos para hornear juntos e ingredientes exóticos para comidas especiales en su propio rincón especial.

Usar botes de cristal para los alimentos secos

Arroz, legumbres, pasta una vez abiertos podemos pasarlos en botes transparentes con cierre para que sean más fáciles de localizar.

Yo prefiero tarros de vidrio, éste no interactúa químicamente con el contenido, por lo que mantiene los alimentos en perfecto estado y prolonga la vida útil de su contenido.

Nunca rellenaremos un tarro con producto anterior, la caducidad puede ser diferente.

Fecha de caducidad, no hay que olvidarla

Debemos poner siempre delante lo que caduca antes y detrás lo que acabamos de comprar, de este modo evitaremos tener que tirar comida y ahorraremos dinero.

Deberíamos tener una lista de la compra

Así no nos olvidaremos nada de lo que necesitamos reponer en nuestra despensa. Una pizarra o un pequeño bloc en la puerta de la despensa nos será muy útil.

No es necesario acumular

De cada producto con un paquete abierto y otro por abrir es suficiente. Cada vez que abramos un paquete, sabemos que hemos de reponerlo. Así no tiramos: Si acumulamos más puede que se acabe caducando.

Organizar bien la despensa nos ahorrará tiempo, dinero y estrés.