Cómo decorar estanterías abiertas

Alguna vez ocurre, que al diseñar una cocina debemos utilizar estanterías abiertas:

  • a) por presupuesto, todo con armarios cerrados encarecería la reforma
  • b) por espacio, a veces encontrar armarios para aprovechar todos los rincones es tarea imposible.

El peligro de este tipo de estanterías en una cocina es que pueden acabar convirtiéndose en una de esas historias de terror, donde acabamos ubicando los objetos que no sabemos dónde colocar, llenándose de suciedad y acumulando polvo.

Uno de mis consejos es que estas estanterías abiertas funcionen con artículos que usas habitualmente, pero su secreto será su colocación. Debemos conseguir una armonía visual sin olvidarnos de la funcionalidad.

Decoración neutral

Podemos usar toda la vajilla blanca y dar algún toque de color con alguna pieza de la misma vajilla de otro color.

Para resaltarla, podrías pintar la pared de detrás de la estantería en un color un poco atrevido o forrarla de otro material distinto al resto de la cocina (madera, cerámica colorida). Esto resaltará tus estantes y creará un punto focal en la cocina.

Usa las piezas cotidianas

Dispón en ellas los platos, cuencos y otras piezas que utilizas habitualmente. Eso significa que realmente no hay tiempo para que ninguno de estos objetos acumule polvo. Almacenar tazas de café ayudará a romper las líneas planas de los platos apilados, y te hará más sencillo prepararte tu desayuno por la mañana.

Por cierto, ha llegado el momento de hacer una purga y ver realmente que es lo que usas habitualmente de esas piezas, y las que nunca usas, deben pasar a mejor vida: donándolas o reciclándolas.

La posición en los estantes

Todas las piezas que se usan con frecuencia se colocan a nivel de la vista, o por encima de ellas, para que sean fáciles de encontrar cuando estás preparando la comida o sirviéndola.

Los estantes abiertos nos recuerdan lo que ya tenemos. ¿Cuántas veces te has preguntado dónde terminó esa fuente para la ensalada o la jarrita para la leche?.

Añadir decoración

En el estante superior, coloca los artículos que sirven más como decoración. Una planta, mejor artificial por los humos y grasa que se generan en la cocina, algún jarrón, o cualquier elemento de decoración que te guste y de un toque de color a tu estante.

Los elementos decorativos o que deposites en los estantes de la parte superior, deberían ser grandes, porque serán más fáciles de coger y de esta manera limpiar el polvo o la grasa acumulada será más sencillo.

Como ves son trucos muy simples que hacen de una estantería abierta algo hermoso y funcional al mismo tiempo.