¿Conoces los focos de ruido visual de tu casa?

Si no has oído hablar nunca del «ruido visual» de las cosas de tu hogar, decirte que nos referimos a él cuando hay muchas cosas, están desordenadas, molestan a cualquiera de nuestros sentidos, en definitiva todo aquello que no aporta nada al espacio en el que está.

De hecho muchas veces el ruido visual pasa inadvertido porque ha pasado a formar parte de nuestra decoración, no somos conscientes que está ahí, y que sin él nuestro espacio se vería mejor.

Para que veas más específicamente a que me refiero, te voy a enumerar algunas:

  1. Percheros abarrotados
  2. Cientos de imanes en las neveras, trabajos escolares, notas de compra, cupones.
  3. El sofá de nuestro comedor con exceso de cojines o si no tenemos en exceso, están mal colocados.
  4. Los mandos a distancia por cualquier sitio, porque no tienen casa propia.
  5. Zapatos por en medio de cualquier parte.
  6. Revistas por todas partes.
  7. Estantes llenos y desordenados.
  8. Papeles y correo por cualquier superficie.
  9. Un número descontrolado de botellas de geles en la ducha.
  10. Cables demasiado a la vista o enredados.
  11. Mesa de centro desordenada.
  12. Camas sin hacer.
  13. Sillas de las habitaciones llenas de ropa.
  14. Ropa por en medio.
  15. Encimera de la cocina con exceso de objetos.
  16. Recibidor saturado.
  17. Plantas descuidadas.
  18. Escritorios con exceso de papeles, cables o post-it.
  19. Exceso de decoración o mal coordinada.
  20. Malos olores.

Estas son las más habituales, pero hay muchas más. Muchas de ellas ni somos conscientes que provocan esa sensación de desorden, o más concretamente, de ruido visual.

El ruido visual no está ligado a suciedad. Hay espacios muy limpios, pero con alto nivel de ruido visual.

Por ello, si no eres capaz de reconocerlo una manera efectiva de hacerlo, es fotografiar algunos de los espacios de tu casa, por ejemplo tu refrigerador por fuera. Mira la foto, y cuando veas éste lleno de imanes y objetos en su superficie, que hacen que no sepas si es blanco o de color acero, verás a lo que me estoy refiriendo, y si todavía no lo ves, deshazte de todo lo que hay en él, y vuélvelo a fotografiar, haz una comparación, y entonces sabrás de lo que estoy hablando.

En definitiva, para evitar que el ruido visual se apodere de nuestra casa deberíamos:

  1. Evitar tener objetos sin ningún significado.
  2. Saturar nuestros espacios, no pasa nada por tener una estantería con pocos objetos decorativos bien definidos.
  3. No tener las cosas por las superficies sin ton ni son, las cestas o cajas nos pueden ayudar.
  4. Mimar el espacio con la decoración, los colores y el orden.

Si evitamos el ruido visual nuestra casa lucirá más organizada y armoniosa.