Ha llegado la Primavera!! ¿Renovamos nuestro Balcón?

El balcón rara vez recibe suficiente atención, ya que a menudo se considera una parte bastante insignificante de la casa, a no ser que seas fumador entonces es imprescindible :´(

Esta parte de nuestra casa, incluso siendo pequeña puede ser un gran lugar de relajación, por ello, no debemos nunca olvidarla. Con algunas ideas de decoración o pequeños cambios podemos incluso cambiar el ambiente de nuestra casa. Un consejo ¡no la atiborres! … Que respire.

El objetivo de este post, será recuperar nuestro pequeño balcón, con el fin de poder disponer de un espacio para conseguir unos minutos de paz en nuestra apretada agenda, sin salir de nuestra casa.

Organiza y optimiza el espacio disponible de tu balcón

Obviamente, lo primero que debemos hacer antes de tomar una decisión es estimar el espacio que realmente tenemos disponible. Si miras tu balcón y lo único que ves es tu tendedero lleno de ropa … podrías considerar la opción de: adiós tendedero, hola secadora. O lo que es lo mismo: hola comodidad, espacio, ropa seca, y para lo que hoy dedico mi post: balcón acogedor. Plantéatelo!!!

De qué espacio dispongo: ¿mesa, sillas o nada?

No tengo espacio ni para una mesa ni para una silla. No te desanimes y enfoca todas tus ideas para mejorar lo que tengas.

Juega con la jardinería, es una de las mejores opciones. Si te gusta, perfecto, tu ya sabrás que es lo que mejor se adapta al espacio que dispones. Pero, si no tienes tiempo para mantenerla o como yo, soy un auténtico desastre, deberías rodearte de plantas de bajo cuidado o simplemente plantas artificiales, actualmente hay auténticas preciosidades.

Mesa pequeña y 2 sillas. Elige una mesa de hierro forjado. Yo la pintaría de una color que te guste y que se adapte al estilo de tu pequeño balcón. Jugando con el color de tus plantas y macetas.

En las sillas, sí o sí, debes colocar cojines suaves y cómodos para relajarte mejor.

En esa mesa de café, coloca tus revistas favoritas, una o dos plantas con flores o con menta, lavanda o tomillo. Su aroma fresco armonizará tu estado de ánimo, y tu café o té de sobremesa, tus lecturas, tu cigarrillo o simplemente el «dolce far niente» te sabrá mejor.

Elige siempre muebles plegables para guardarlos fácilmente cuando no los necesites.

Decoración, algunas ideas

Si tu balcón es tan estrecho que no te cabe ni una mesita, aprovecha las paredes para crear un encantador jardín vertical. Bastan unos ganchos, estanterías verticales, cestas colgantes donde colgar macetas coloridas para conseguirlo. El rojo sería el color del amor, por ello para los más románticos debes llenar tu balcón de flores rojas.

Otro elemento imprescindible son las velas. No hay nada mejor que encender algunas velas después de un largo día de trabajo. Y tu balcón no debe estar exento de ellas. Enciende algunas aromáticas y siéntate, te encantará. Los mejores aromas para los estresados son la rosa, el limón, el tomillo y la lavanda. Para los románticos el jazmín, la canela y la vainilla.

Tampoco podemos descuidar la iluminación. Un pequeño balcón no necesita una iluminación potente, pero requiere soluciones prácticas y acogedoras. Las luces LED son la solución. Son pequeñas, ecológicas, ahorrarás en tu factura y crean un ambiente cálido y acogedor. Si las escoges con luz amarilla en vez de blanca, te crearán una percepción de serenidad y paz.

Sea como sea tu balcón, siempre le quedará bien algunos puntos de luz repartidos y escondidos entre las plantas, techo, barandilla u objetos decorativos.

La seguridad ante todo

Si tienes niños, los balcones son un imán para ellos. Su curiosidad y gozar del aire libre hacen del balcón su lugar ideal. Por ello, es muy, muy, importante la seguridad. Paneles de listones de madera o una red metálica que puedes pintar de un divertido color, o adornar con plantas, pueden ser la solución más estética y funcional.

La privacidad

A menudo, no tenemos suficiente privacidad con nuestro vecino, y para conseguir ese «mini mundo» en nuestro balcón, es importante aislarnos de todo y todos. Por ello, es importante no ver a nuestro vecino, de buen rollo.

Para ello, se me ocurren varias ideas: aprovechar si hemos creado un jardín vertical para hacer la separación. Utilizar un tapete o tela de colores acorde con nuestro mobiliario. O crear una estructura pequeña de apoyo en madera o metal para que crezcan plantas trepadoras. La madreselva, el jazmín o la hidra son maravillosas.

Cuanto menos espacio tenemos, más ingenio tendremos que echarle para que resulte cómodo. Pero nuestro objetivo, ha de ser sacarle todo el partido para así poder disfrutar de un ambiente al aire libre, acogedor, armonioso y que satisfaga todas nuestras necesidades.