Lista de lo que no debes hacer si quieres ordenar tu hogar

Cuando explicamos qué se debe hacer para abordar un proyecto de orden, solemos dar una lista enoooorme de consejos, que llevados a cabo pueden hacer que nuestra organización sea un éxito, y aunque lo importante para abordar cualquier proyecto siempre es saber qué hacer, en el mundo del orden, si queremos que sea un EXITO en mayúsculas, debemos revelar qué no debemos hacer. Y a esto, voy a dedicar mi post de hoy.

NO DEBES COMPRAR SUMINISTROS DE ALMACENAMIENTO PRIMERO

Siempre lo comento, ¿Quién no se quedaría a vivir en esos pasillos de las tiendas de orden llenos de adorables cestas, contenedores y materiales de almacenamiento demasiado tentadores, y los compraría todos, grandes, pequeños, cuadrados, rosas, de mimbre, de tela ....? Yoooooo. Sin embargo, no debemos comprar nada para organizar hasta después de haberlo ordenado. Si tenemos muchos contenedores antes de empezar, la tentación de llenarlos estará ahí acechando, lo que puede hacer que al final guardemos más cosas de las que deberíamos, sólo por querer llenarlos y utilizarlos.

Cuando empiezo cualquier proyecto de orden, mi primera frase antes de empezar es : "si puedo no compraremos nada o muy poco", y aunque siempre no es posible, si que es cierto que acabamos comprando mucho menos de lo que podría pensar mi cliente antes de empezar el proyecto.

No necesitas una pila de contenedores necesitas menos objetos almacenados.

NO PLANIFICAR PARA MÁS DE LO QUE ESTÉS LISTO

Has decidido llevar a cabo ese proyecto de orden que tantas veces has ido posponiendo, y seguro que estás entusiasmado, emocionado por las expectativas, y eso hace que quieras dedicar un montón de horas, un día o incluso un fin de semana entero a ordenar tu hogar. Pero es un craso error. Muy pocas personas tienen la energía y la motivación para limpiar y organizar durante varias horas consecutivas. Yo siempre digo que organizar es de todo menos rápido, además de agotador física y emocionalmente, lo que hace que tras +/- 3 horas de orden, estés agotado, y no puedas cumplir con las expectativas que te habías marcado, y la consecuencia de este incumplimiento puede conducirte a un sentimiento de derrota.

Por ello, en lugar de programar un gran proyecto es mejor que abordes una sola área de la casa, será más probable que la logres en un período de tiempo razonable.

NO MULTITAREA

Es muy habitual que mientras trabajes en tu proyecto de orden, te encuentres elementos que te distraerán u otros proyectos que aparecerán en tu lista de tareas pendientes. Es importante concentrarte exclusivamente en el proyecto actual, y las ideas emergentes dejarlas para otro día. Si no te concentras en tu tarea inicial, llegarás al final de tu día, mirarás a tu alrededor y todo estará igual, en desorden, sin un progreso visible, y aunque para ordenar siempre digo que hay que desordenar, si que es cierto que si te dispersas, el desorden puede ser interminable. Por eso, la mejor manera de ordenar y organizar es, un proyecto a la vez y nada de dispersión.

NO DEBES OLVIDAR EL MANTENIMIENTO REGULAR

Has logrado ordenarlo todo, todo tiene un lugar, tienes sólo lo que realmente necesitas y te gusta, tus espacios están ordenados y armoniosos, pero eso no se mantendrá solo. Para que eso ocurra, deberás ajustar tus hábitos diarios. Esto podría significar no apilar el correo en el mostrador o dejar los zapatos en el pasillo. Una vez que decidas un lugar para algo, debes quedarte con él y continuar colocando las cosas donde pertenecen.

NO PIENSES QUE CONSEGUIRÁS LA PERFECCIÓN

Incluso los hogares más organizados rara vez se parecen a las revistas. Nuestro hogar está habitado, y nuestros armarios, cajones y superficies lo reflejarán. Debes esperar organización, no perfección. Quedarás mucho más satisfecho con el resultado. Piensa que si la ropa doblada en vertical no está perfectamente alineada o la ropa no está ordenada por colores, ups, no pasa nada, el mundo sigue girando.

Los hábitos de organización son diferentes para todos, pero esta lista de cosas que no debes hacer para ordenar tu hogar nos sirve a todos. Si no esperamos demasiado de nosotros mismos, descubriremos que es fácil mantener un hogar ordenado.