Mis 11 propuestas para organizar nuestras colecciones de libros

Los libros son uno de los objetos más difíciles de dejar ir. Muchos de vosotros seguro que tenéis libros en vuestro salón, despacho o incluso habitaciones. Aportan vida, carácter a cualquier espacio, pero también he de deciros que si en nuestras bibliotecas no conseguimos cierto orden, pueden ser las grandes causantes de que nuestros espacios se vean desordenados y abarrotados.  

Un sistema sólido de organización de libros no solo hace que sea más fácil encontrar lo que está buscando, sino que también aporta orden visual a nuestros espacios.  

Voy a sugerir diferentes sistemas de orden, pero sea cual sea el que utilicemos debemos hacer que nuestras bibliotecas respiren, y una manera de conseguirlo es combinar nuestros libros con marcos de fotos, plantas u objetos decorativos. Organizarlos no sólo verticalmente sino también apilar alguno de ellos, rompiendo esa estructura tan vertical típica de las librerías. También aconsejaría, si la librería es modular, dejar algún espacio libre de libros y poner sólo algún objeto decorativo.  

Piensa que las librerías suelen tener un gran peso visual y pueden ser las grandes acaparadoras de las estancias donde se ubican, por ese motivo es importante que busquemos siempre armonía y orden, y mantengamos cierta limpieza visual, que evitará la sensación de abarrotamiento.⠀  

1. Separe por tipo de cubiertas: duras y libros de bolsillo

  Divida tus libros de tapa dura y libros de bolsillo para una apariencia más limpia y estilizada en tus estanterías. También es una excelente manera de organizarte si eres una persona visual.  

Una premisa que para mí es básica es ordenar los libros por tamaño, hace que cualquier espacio se vea más armonioso.  

2. Organiza tus libros por color

  Tengo que decir que es el sistema que más me gusta, me tiene robado el corazón, me hipnotiza una librería ordenada con este sistema.  

Esta estrategia de organización es ideal si eres el tipo de lector que tiende a asociar ciertas historias con sus portadas, o simplemente eres de los que te da igual cuál sea su orden.

3. No tengas miedo de apilar libros

  Ya os lo he comentado antes, es el momento de romper con las estructuras verticales tan típicas de las bibliotecas del pasado. Podemos apilar por tema, por tamaño o por color, la manera correcta es la que nosotros decidamos.  

Yo haría una pila de libros y en la parte superior pondría un objeto decorativo: una vela, marco de fotos, un ambientador o lo que queramos.

4. Organizar libros por género o materia

  Agrupamos nuestros misterios, nuestros libros de viaje, ficción, románticos, libros de cocina o lo que queramos.  Organizar por género y tema hace que sea fácil encontrar el libro adecuado para nuestro estado de ánimo o intereses actuales, por lo que sabremos exactamente dónde buscar cuando necesitemos sumergirnos en un thriller emocionante o disfrutar de una pequeña novela romántica para un día nostálgico.  

5. Tus tesoros más preciados al frente y de protagonistas

  Dales brillo a esas piezas tuyas, tus favoritas, las que más te han hecho vibrar, y que cuando miras sus tapas te emocionan. Para ello, escoge el espacio más centrado y protagonista de tu biblioteca y ubica en él esos tesoros. Para que resalten más, pondría junto con ellos algún objeto decorativo que también te hace sentir algo especial, y te aseguro que cuando mires este estante el buen rollo está asegurado.  

6. Organiza tus libros alfabéticamente

  La organización alfabética funciona mejor si recordamos títulos de libros y nombres de autores más que géneros y puntos de trama. También es ideal si nuestra colección de libros es tan grande que es básicamente una mini biblioteca.  La satisfacción que sentirás cuando tus amigos vengan a pedir prestado un libro y sepas exactamente dónde encontrarlo, será igual a la cara de asombro que pondrán ellos, seguro ;-).  

7. Organiza tus libros de acuerdo a cómo te hicieron sentir

  Tristeza, risa, indignación, la verdad es que los libros son capaces de transmitir miles de sensaciones, pueden ser los responsables de olvidarte del mundo mientras los lees, inspirarte en momentos complicados de tu vida, aunque también habrán aquellos que ni recuerdas ni significaron.

Para los que tienden a tener fuertes respuestas emocionales a los libros, este método de organización es una manera asombrosa de categorizar y distinguir lo que han leído.

8. Agrupa los libros que aún no has leído

  Deberíamos reunir todos los libros que aún no hemos leído y colocarlos en su propia sección especial para que no se pierdan entre los otros títulos.  Cuando necesitemos una nueva lectura siempre tendremos algún libro para ello y lo localizaremos muy rápido.  

9. Organiza tus libros por altura y tamaño

  Libros de tamaño y altura similares juntos harán que nuestra colección aporte una sensación limpia y ordenada a nuestra biblioteca. El objetivo aquí es crear líneas rectas y uniformes con la parte superior de nuestros libros.  

Este método no es excluyente de utilizar con otro método de organización, porque podemos agrupar por color, por temática o por lo que nos ha hecho sentir, y organizarlos teniendo en cuenta la altura y tamaño.  

10. Agrupar nuestros libros por autor

  Es uno de los más utilizados. Puedes definir por autores y dentro de esto también puedes agruparlos por contemporáneos, clásicos, vivos o fallecidos, el criterio es decisión de cada uno.  

11. Ficción separada y no ficción

  Muchas de las librerías de todo el mundo emplean este método porque es simple y clásico. Agrupar libros de ficción y todo lo demás en otro lugar. Fácil.    

Sea como sea que los organicemos o agrupemos, seguro que todos ellos han sido parte de inspiración en algún momento de nuestra vida. Siguiendo esta idea, deberíamos revisarlos periódicamente para asegurarnos de que todavía nos inspiran. ⠀ ⠀

Muchas veces las cosas pierden su significado con el tiempo, libros, ropa, muebles y, a veces, después de haber conseguido lo que necesitábamos de este objeto, ya no nos aporta nada más a nuestra vida. Es entonces cuando es el momento de dejarlo ir para dejar espacio a lo nuevo, y eso también es aplicable a tus libros