¿Qué es un Organizador Profesional?

Muchas veces me preguntan sobre mi profesión como Organizadora Profesional.

Mi profesión es fácil de definir. Los Organizadores Profesionales somos los encargados de poner en orden el desorden y enseñar a nuestros clientes cómo hacerlo por su cuenta. Ayudamos a las personas o empresas que nos contratan a tomar el control de su entorno a través del orden en cualquiera de los espacios físicos de su vida.

En definitiva, un organizador profesional es un impulsor, ayuda a las personas a realizar los cambios que no podrían o no lograrían por sí solos … un innovador, que ofrece un par de ojos nuevos para ver un problema desde una nueva perspectiva … un educador, que enseña nuevas habilidades para que la organización no sea meramente alcanzable, sino mantenible.

¿Por qué buscar la ayuda de un organizador profesional?

La mayoría de personas piensan que organizar es algo que todos deberían ser capaces de hacer, como hervir agua. La verdad es que no es así.

De la misma manera que hay profesionales que nos ayudan en otras áreas de nuestras vidas (impuestos, asuntos legales, inversiones, deporte, salud), hay personas cuya profesión es ayudar a otros a organizar sus hogares.

Necesito un organizador profesional, pero me avergüenza

El miedo y la vergüenza son los mayores obstáculos para la mayoría de nuestros clientes para decidir nuestra contratación, pero nosotros no venimos a criticar ni a juzgar a nadie.

Es cierto que para conseguir organizar el entorno de nuestro cliente, necesitamos adentraremos en su vida personal, sus posesiones y sus espacios, pero siempre de manera muy respetuosa, sin prejuicios y buscando siempre su colaboración. Sus cosas y sus sentimientos están a salvo con nosotros.

Qué debe o no hacer un organizador profesional

  • Concertar una primera visita que ayudará al organizador a conocerte y a comprender mejor tus gustos y posibles necesidades.
  • Explicar cómo trabaja y cuál es su tarifa.
  • Debe explicarte cual será su plan de acción. Esto te permitirá saber y entender el proceso de actuación, dónde estás en cada paso y cuánto falta.
  • Debería comentar los materiales que puede necesitar para llevar a cabo su tarea.
  • En las primeras sesiones debería trabajar contigo codo a codo, esto le permitirá conocer tus gustos, apegos y muchas veces le permitirá descubrir los verdaderos problemas de la situación.
  • Un organizador nunca debe obligarte a nada, puede animarte a que te deshagas de objetos que considera que son una carga de espacio, y a veces emocional. Pero nunca te forzará a nada.
  • Debe ser muy transparente. Explicarte como solucionará los problemas por los que le has contratado y responder a todas tus preguntas y dudas. La confianza es fundamental para conseguir los mejores resultados para ambos.

No es:

  • Insistir en que te deshagas del 50% de tus posesiones.
  • Criticar tu hogar, tu desorden o a ti.
  • Entrar y decirte exactamente cómo va a solucionar tu problema sin hablar antes contigo.
  • Nunca debe hacer juicios de valor sobre tu situación.
  • No escuchar tus sugerencias e ideas.
  • Limpiar tu casa, hay servicios de limpieza para eso.