Socorro, en mi cocina no cabe nada más!!

La cocina es el corazón de cualquier hogar. Es un lugar para cocinar, comer, pasar el rato, hablar, revisar tareas, pagar facturas; la lista es interminable. De hecho, puedo asegurar que es una de las habitaciones más utilizadas de una casa, pero esto también la convierte en el espacio más abarrotado de todos. En ella podemos encontrar no sólo los utensilios de cocina, necesarios o no, sino también otros objetos que nada tienen que ver con el cocinar: facturas, correo, cientos de imanes en la nevera, y un largo etcétera, pequeños objetos que no ayudan a tener una cocina ordenada y libre de caos visual.

Por ello, te propongo ponerla al día. Si consigues una cocina más ordenada no sólo te hará la vida más fácil, sino que también te hará sentir mucho mejor.

Antes de empezar, coge bolsas de basura, las vas a necesitar, y recuerda asignar una para reciclar, donar o tirar.

Te aviso, ha llegado el momento de ser despiadado para poder deshacerte de todas las cosas que ya no te sirven.

¡Empezamos!

Lo primero que hay que hacer es vaciar todos los armarios, limpiar el interior y las puertas, debe quedar todo limpio.

Una vez vas vaciando armario por armario, ves deshaciéndote de todo aquello que está roto, le faltan piezas, o simplemente no lo usas más. En este último grupo podemos incluir los famosos OCNI (objetos culinarios no identificados: yogurtera, fuentes de chocolate, máquinas para hacer pastas, separador de yemas, la lista es interminable).

En este proceso de limpieza los cajones también están incluidos. Vacíalos, límpialos y deshazte de todo aquello que no usas, está roto o le faltan piezas.

Haz un pequeño alto en el proceso, y observa como tus bolsas de basura están llenas de objetos ya sean para reciclar, donar o tirar. Todo lo que en ellas hay, ocupaba un espacio inútil en tu cocina, que ahora puedes reemplazar por las cosas que si usas, con mayor o menor frecuencia.

En otro de mis post te daré ideas de donde es mejor colocar las sartenes, la vajilla, que debes tener o no encima de la encimera, pero ahora centrémonos en la limpieza.

Otro de los inquilinos habituales en nuestras cocinas son las especias y condimentos culinarios.

El mundo de la cocina se ha ampliado. Ya no sólo cocinamos las recetas típicas de nuestro país, sino que también nos lanzamos a recetas exóticas: hindús, asiáticas, árabes.

Ampliar horizontes culinariamente hablando es muy atractivo, pero también requiere ampliar nuestra lista de especias utilizadas. Muchas de ellas las compramos para hacer una receta que hemos descubierto, la cual puede que nos encante y pase a formar parte de nuestras recetas habituales, pero lo más seguro es que la hagamos sólo un par de veces, y luego la olvidemos. Eso significa que si el plato elaborado necesitaba un condimento concreto, no habitual en nuestro recetario, éste pasará a formar parte del decorado de nuestra cocina, por un tiempo largo, muy largo, olvidándonos completamente de él.

Por ello, te propongo revisar todas ellas. Las caducadas, rancias y las que sabes que no vas a volver a usar, tienen que salir de tu cocina. Una vez sepas con que vas a quedarte es el momento de organizarlas. Mi propuesta es organízalas según su uso.

El armario o espacio dedicado a la despensa es otro de los que debemos revisar, pero si quieres puedes ver mis consejos en un post específico para ello, te dejo el enlace «5 maneras de organizar tu despensa».

¡Venga ánimos que casi hemos terminado!

Siguiente parada el fregadero.

El proceso es el mismo, retirar todo lo que haya en su interior, y limpiar todo por dentro y por fuera. Una vez limpio, hay que volver a colocarlo de manera organizada sólo las cosas que necesitas, repito, sólo las cosas que necesitas. Mi insistencia es porque empiezo a conocerte, y seguro que eres de los que tiene un sinfín de diferentes productos de limpieza que te encanta probar: 2 ó 3 limpiadores de baño distintos, varios botellas a medio empezar de limpia cristales, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 bayetas u 8, 9, ó 10. La publicidad televisiva es muy efectiva, y con los productos de limpieza lo es aún más.

Por ello, te recomiendo que reduzcas los productos de esta sección, sé que es difícil, quien puede resistirse probar productos nuevos con propiedades milagrosas que anuncian por televisión, o bayetas mágicas que todo lo limpian, pero te recuerdo que el espacio destinado para todos estos milagrosos productos es finito. Si quieres probarlos, yo también lo hago, hazlo paulatinamente, compras uno nuevo cuando has acabado otro.

Gran noticia, tu cocina está limpia y en ella sólo hay lo que realmente utilizas, y todo en buen estado, ahora sólo tocaría ponerlo de la manera más cómoda, pero esto es otro tema.

Espero que la disfrutes, y que en ella vivas grandes y sabrosos momentos!!