Tuppers, el mayor caos de nuestras cocinas

Es cierto que cuando alguien dice la palabra tupper, a nuestra mente aparecen muchas imágenes, pero nunca son imágenes ordenadas, de hecho los únicos recuerdos que evocan son cajones o armarios repletos de ellos, que la mayoría de veces incluso son difíciles de abrir, porque alguna tapa descolocada bloquea el acceso o al abrir el armario caen tuppers mal colocados. Diría que es una de las áreas de la cocina donde el caos está asegurado. Yo no fui una excepción, era mi talón de Aquiles.  Probé muchos sistemas de organización diferentes para mantener este departamento a raya, hasta encontrar el que mejor me funcionaba, y lo encontré. Hay otros, pero personalmente es el que mejor me funciona.

De todos modos antes de organizar estos fabulosos recipientes, hay que hacer algunos pasos.

1er Paso: Haz una revisión de los tuppers que tienes

Lo primero es lo primero, no necesitas un exceso de contenedores. Es importante hacer un inventario y para ello deberías hacerte las siguientes preguntas.

¿Cuándo los necesitarás  todos a la vez?

¿Tuviste un ejército entero para cenar y ahora los envías a casa con las sobras?

Tuppers sin tapa ¿cuál es su utilidad?

¿Cuándo ha cambiado de color los tuppers, y ha pasado de blanco a color amarillo o a rojo color salsa de tomate?

¿Tiene sentido un tupper si la tapa no encaja?

¿Mi madre me ha dado la herencia en vida en forma de tupper?

Efectivamente, la primera fase es hacer una limpieza rápida.  Recicla todos los que no sirven: rotos, sin tapa, con tapa, pero que no encaja, los amarillentos por el uso, los rojizos por la salsa de tomate. Y recuerda devolver los tuppers que no son tuyos a sus dueños. Una vez tenemos el inventario de los que están en buen estado, deberías decidir cuántos vas a necesitar. Mi recomendación es entre 6 ó 8, no más, tal y como te he comentado, es difícil que todos los utilices a la vez, por ello, con este número cubrirás todas las necesidades.

2º. Paso: Tuppers iguales

Una vez te has quedado con los tuppers que están en buen estado, haz otra pequeña criba, y quédate con los que tengan formas iguales, y si pueden ser cuadrados, los redondos son más difíciles de almacenar. De hecho, en general a los organizadores profesionales nos gustan poco los objetos redondos, son más difíciles de organizar y ocupan más espacio, o mejor dicho, desaprovechan espacio.

Si tienes que ir a comprar tuppers nuevos, porque después de la criba no tienes suficiente, recuerda: tamaños iguales y cuadrados, serán más fáciles de apilar y de aprovechar el espacio.

3er Paso: Mejor tupper de cristal que de plástico

Es cierto que cada vez tenemos más motivos para rehusar el plástico, y en los tuppers además de un tema de ecologismo también hay otros motivos. El más importante es los componentes químicos que desprende al estar en contacto con la comida, sobre todo durante las muchas horas que puede estar la comida dentro de ellos o por el calor a que los sometes cuando los calientas en el horno o microondas.

Sin embargo los de vidrios son todo ventajas: soportan hasta 300ºC en la cocción y hasta -40ºC en congelación, no se deforman ni se estropean con el uso, ni se manchan con alimentos como el tomate. En lo que a su limpieza se refiere soporta perfectamente las altas temperaturas del lavavajillas e incluso los jabones abrasivos. No se deforman, ni se impregnan con detergentes y sus componentes químicos.

Por ello, te recomiendo que si puedes, pásate al vidrio. No es necesario que hagas el cambio de forma drástica, sino cada vez que un tupper de plástico deba ser retirado de tu colección, el nuevo miembro de ésta, debería ser de cristal, y aunque su precio es mucho más elevado, quedará amortizado por la larga vida de esta pieza y por las ventajas que tienen para tu salud.

4º ¿Se guardan con o sin tapa?

Este ha sido el gran dilema que he tenido en mi cocina, de hecho he probado ambos sistemas, y al final me he decantado por …… guardarlos con tapa.

Tengo 8 tuppers cuadrados, y cada uno está guardado cerrado con su tapa correspondiente. Ocupan más espacio, que el sistema de tuppers por un lado y tapas por otro. Pero, este sistema me permite que el espacio que dedico a almacenarlos es limitado, y hace que al final respecte lo de tener un número restringido de estos recipientes, en total 8.

En mi primera prueba de organización de tuppers, utilicé el sistema tetris, tuppers encajados unos dentro de otros, y tapas guardadas separadas y agrupadas. Ventajas, me permitía tener un número incontable de tuppers, (abro paréntesis, de los cuales no utilizaba ni la mitad, cierro paréntesis). Desventajas, algunas, la más importante, la dificultad de mantenerlos ordenados, has de ser muy disciplinado, si no lo haces,  enseguida llega el caos.

De todos modos os voy a explicar algo que seguro que os es familiar.

Necesitas un tupper, vas al armario o cajón destinado para ello, si puedes abrirlo porque ninguna tapa o recipiente que se cae y te lo impide, es tu día de suerte. Coges un tupper, vas por buen camino, pero sólo es el principio, ahora toca encontrar la tapa, y empieza otro juego, el adivina que tapa es la correcta, si continua siendo tu día suerte, seguro que a la tercera la encuentras. Igual te gusta el riesgo, y piensas que ya la encontrarás una vez hayas llenado el recipiente, y sorpresa, tienes el tupper lleno, encuentras la tapa, pero esta no encaja. Recuerda Murphy está presente en nuestra vida, y es un gran compañero de nuestros tuppers.

Por ello, si tengo mis 8 tuppers cerrados con su tapa, quizás tendré menos surtido, pero sea o no mi día de suerte, me aseguro de encontrar el recipiente adecuado, con su tapa que encaja perfectamente, y Murphy si quiere puede visitar otra cocina.

5º ¿Dónde almacenarlos?

Cajón o armario, para mí no es mejor uno que otro. En mi caso ahora los tengo en un armario, pero antes estaban en un cajón, sólo hay una premisa clara: delimita el espacio, que estén siempre todos juntos, que no compartan espacio con otros utensilios de cocina y que no emigren a otros lugares

Este es mi sistema y me funciona, sobre todo porque me es práctico y me evita estrés, ya que cuándo busco un tupper lo encuentro a él con su tapa, fácilmente y a la primera.